FLAMENCO JONDO

FLAMENCO JONDO DE ARTURO FERNÁNDEZ

24/4/21

TÍO JOSÉ "EL GRANAÍNO"

 

         La verdad es que son pocos los datos certeros que se tienen sobre el origen de Tío José "El Granaíno". Hay dos versiones al respecto sobre el lugar de su nacimiento: una de ellas es la sostenida por Fernando Quiñones, quien lo sitúa en Sanlúcar de Barrameda y dice que el nombre de El Granaíno le viene porque según él vendía granadas. Esto no tiene mucho sentido, ya que como sabemos la granada es un fruto estacional, y no creo yo que porque un señor venda un mes al año granadas, se le apode El Granaíno. Tampoco pienso, que en aquella época este fruto fuese tan abundante como para venderse por las calles, ya que hoy en día cuesta trabajo verlo. Otra cosa curiosa es por qué no se llamó "Tío José de Sanlúcar"; lo que si es cierto que el gentilicio de Granada, es granadino, y de Graná como decimos los granadinos: granaíno.

        José Blas Vega, nos dice que era banderillero de Francisco Arjona "Curro Cúchares", más razón para creer que era de Granada, porque como decía Eduardo Molina Fajardo, Licenciado en Historia, era típico el apodo de "Granadino" para todos los toreros nacidos en la capital del Reino de Granada. Nos cuenta Molina Fajardo que "El Granaíno" actuó de matador con personalidad propia, y que más tarde decaído por sus fracasos en los ruedos, aceptó plaza de banderillero con Francisco Arjona "Curro Cúchares. ¿Es el mismo del que nos habla Blas Vega? ¿O es que había dos?. Manuel Ríos Ruíz, nos dice: pudo ser el cantaor más antiguo de nombre conocido en Andalucía Oriental; al decir oriental no creo que se estuviera refiriendo a Cádiz. También José María Cossío, en su obra "Los Toros" lo hace natural de Granada. 
Con esto dicho, que cada cual barra para donde quiera.

6/1/21

PEPE EL DE LA FLAMENCA



 



        
            Hoy, por primera vez lo traigo a este blog, ya que nunca he escrito nada sobre los guitarristas. Como bien digo, quiero traer y resaltar la vida de este tocaor dentro de lo poco que sé, pues yo era un niño de once años cuando mi tío abuelo José Cortés Cortés "Pepe el de la Flamenca" murió; aparte de que nosotros vivíamos en Granada y él en Sevilla, y solo lo veía cuando él venía a ver a mi abuela, o a trabajar a Granada. Lo que sí se me quedó grabado en la mente y aún me parece que lo estoy viendo, es que siempre le estaba sacando brillo a los zapatos para que estuvieran perfectos a la hora de trabajar. Ahora creo que esto esto era una costumbre que tenían todos los artistas de antes. También lo recuerdo tocando su guitarra y diciéndome: canta, que tú tienes que saber cantar, y entonces yo le contestaba que no sabía, y además yo era muy vergonzoso. Basta que él me lo pidiera, para no hacerlo. En mi casa no teníamos costumbres flamencas entre otras cosas, porque no nos habíamos criado en ese ambiente, pero parece ser que él ya intuía que yo llevaba dentro el cante, y no se equivocó.

                    

                 José Cortés Corté "Pepe el de la Flamenca", nace en la ciudad de Córdoba en 1889, aunque siempre se ha creído que era sevillano por el hecho de que su vida artística transcurriera la mayor parte de su vida en Sevilla, y esporádicamente en Granada, donde llegó junto al cantaor Manuel Celestino Cobos "Cobitos". Después de su participación en el famoso concurso de 1922, estuvo residiendo algunos años en Granada, concretamente en el Camino del Monte, justo al lado de la cueva de Manolo Amaya, el cual le sacó a una hija de pila nacida en Granada, que más tarde sería bailaora con el nombre de la "Gitana de Bronce". Después marcharía de nuevo a Sevilla fijando su residencia en la Alameda de Hércules, en la calle Núñez Pacheco. Tras quedar viudo, esporádicamente venía a Granada, parando siempre en casa de mi abuela, donde se pasaba largas temporadas hasta marchar definitivamente a la tierra de la Giralda, donde falleció en 1961.


           

 En Granada tocó en las zambras llegando a formar parte de algunos elencos flamencos. Acompañó entre otros a Pepe Pinto, Manuel Vallejo, Cobitos, Bernardo de los Lobitos, Sevillanito, Niño Gloria, Espeleta, Juana la Macarrona, Antonio Mairena, del que era compadre ya que este le sacó a un hijo de pila, dándole el nombre de Antonio, en honor a Mairena. También acompañó a Gorito de Triana y a Antonio Medina con los que llegó a grabar varias placas. Formo parte de un elenco formado por Antonia Mercé "La Argentinita", Pilar López, Rafael Ortega y un largo etc. 



De izd. a der. Pepe el de la Flamenca, Pepe Pinto, Savica, Carbonerillo y Manuel Pavón.
Sentada: Pastora Pavón "Niña de los Peines".

                 También participó en el celebré Concurso de Cante Jondo celebrado en Granada en 1922, acompañando a Juan Soler de Linares, y al baile de Juana la Macarrona, obteniendo el 3º premio de guitarra, con una aportación de 250 pesetas de aquellos tiempos.


Fotografía del Concurso celebrado en Granada.

Pepe el de la Flamenca, entre Manuel Torre y Ramón Montoya.






                                                                                








16/12/20

LA LLEGADA DE LOS GRAMÓFONOS Y LO JONDO EN LAS TABERNAS DE GRANDA

       

   La gran revolución del cante “jondo” y la multiplicación de sus intérpretes,  llegó con la divulgación comercial de dos inventos en una misma línea: el fonógrafo y el gramófono, que llevaron la voz del cante y los distintos estilos a los hogares y a los locales públicos, donde se reunían y podía ser repetida una y otra vez la placa flamenca, hasta aprender aceptablemente la manera de decir el cante de los grandes maestros.

Pasado el asombro popular ante el <<Herophon>>, instrumento que hacía oír discos cuadrados, llegaron a Granada los primeros fonógrafos que fueron instalados en las tabernas flamencas, como la de <<Juanillo el de Jaén>> situada al final de la calle Duquesa, y que funcionaban a base de cilindros de cera dura. En estos rollos cilíndricos, llegaron algunos cantes de Chacón. Tal sensación causó el poder oír el cante grabado, que se organizaron sesiones a precio módico para poder oír dichas grabaciones.



El criterio de los buenos aficionados granadinos,  hizo que muchos de ellos empezaran a coleccionar discos ofrecidos por las marcas:  <<Compañía de Gramófonos>>, <<Odeón Transoceanic>>, <<Columbia Gramófono>>, <<Pathé>> y <<Parlopho>>. Lo “jondo” tenía un nuevo vehículo divulgador y  ganó en popularidad masiva, haciéndose famosos rápidamente los nombres de los cantaores profesionales que podían ser escuchados,  no solo en los salones, sino en el ambiente doméstico.

Lo cierto es que, en efecto, en Granada abundaban las tabernas. Ya en 1850 Miguel Lafuente Alcántara, en su acreditado estudio <<Libro del viajero en Granada>> comentaba que en esta ciudad:  <<el número de tabernas escapa a las más prolijas estadísticas>>. Y comenzando el siglo XX, seguía siendo importante su cantidad, con buena proporción para las que pudiéramos llamar flamencas, diseminadas en barrios de tan acentuado carácter,  como el del Matadero, el Campo del Principe, La Pescadería, el Campillo, San Ildefonso y el Albaicín.




Una muestra de ellas eran:  <<La Parrilla>>, <<Los Altramuces>>, <<la de la Trini>>, <<Casa Calancha>>. En Cartuja:  <<La de Pepe>>, <<El Niño de Jun>>, la de <<García Picharrica>>, <<Juanico de Jaén>>, <<Casa Ignacio>> que  tenía juego de bolos, <<El Polinario>> en la Alhambra<<.  En la calle Estribo, había otra, la del <<Rubio>>.  Y otras más, como:  <<Niña de Palmilla>>, <<Viuda de Peña>>, <<Casa Felix>>, <<El 32>>, <<Los Manueles>>, <<La Escribanía>>, <<Los Burgaleses>>, <<Los Valencianos>>…. Y un amplio etc., distribuidos por barrios y callejas, con sus clientes fijos en la reuniones y tertulias, en las que cantaban y tocaban siguiendo los estilos de Juan Breva, Chacón, el carrero Antonio Silva, los Pavones, el Cojo de Málaga, Manuel Torre y Cepero.




Luego ya con el devenir del tiempo, poco a poco fueron desapareciendo estos locales y se puso de moda el letrerito: “se prohíbe el cante”, quedando éste relegado a las tascas, merenderos, o mesones que había a las afueras de la capital, donde los cantaores locales se ganaban el sustento hasta su exterminio. Luego vendrían las peñas, pero esto ya es otra historia.









28/10/19

RECITAL POÉTICO - MUSICAL








                                                                                                    Arturo Fernández y Jesús de Coquillo



Francico Baquero
      (Poeta)


                                     





                                                                                                                                                                                                                   Mari Carmen Párrizas (Cantante)


D. Francisco José García Ibáñez
Alcalde del Exmo. Ayuntamiento
de Pinos Puente.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Ivonne Sánchez Barea Presidente de ANLMI Capitulo Reino de España

                                                                                   
     
                                                                               
                               





                                       
                                           
                                   



23/5/19

Fandangos de Granada y su Comarcas

          Dentro de los diversos bailes de danza que más han proliferado en España, uno de ellos ha sido sin duda, el fandango. Según algunos historiadores de nuestras danzas, se debió de conocer a finales del siglo XVII o principios del XVIII.

          En cuanto a los antiguos cantares en castellano, los eruditos se las tienen que ver con problemas múltiples y variados. Es indudable que en todos los pueblos y en todas las latitudes se han festejado con instrumentos y poesías sencillas los acontecimientos más notables de cada sociedad: las bodas, los funerales, la recolección de la uva o del grano, las actividades paganas o religiosas etc.

          El fandango es un baile típico de España, siendo una de las formas populares más antiguas. De procedencia Andalusí, la mayor parte de las piezas musicales están íntimamente ligadas al baile, siendo su expresión central el fandango.

          Las primeras noticias que se tienen distan de un documento escrito en latín por el Dean del Cabildo de Alicante de 1712; se trata de una descripción del Fandango de Cádiz. Según este documento, los pasos del fandango eran bailados lo mismo por hombre que por mujeres, en pareja o en cuadrilla. Es variadísimo el repertorio de la canción popular, en todas las regiones o autonomías, como le queramos llamar, de España, pero lo que yo quiero destacar aquí son los fandangos de Granada y su provincia, que desgraciadamente se están perdiendo porque la clase política que son los que deberían de velar por nuestra tradiciones no les preocupa lo más mínimo.

          Empezaremos como no, por el fandango llamado de Graná o del Albaicín. Este fandango, de clara influencia árabe como todos los de la provincia, con cierto aire campesino en sus principios, se bailaba en las Zambras del Camino. Su ritmo y cadencia le dan un toque de elegancia, con acompañamiento de guitarra, laúd y bandurria. Su adaptación coreográfica para cuatro mujeres, forma parte del repertorio de las danzas típicas. Este fandango es llamado hoy en día también, como de Frasquito Yerbabuena, por ser quien lo paró para cantarlo solo sin baile.

          Puebla de Don Fandrique: Este Fandango es sin duda alguna, uno de los más interesantes monumentos flolclóricos de nuestra provincia. Sus vestimentas, la vistosidad de los Cascamorras, y el ritmo vivo de la danza, nos trasportan a un mundo inrreal en el que trasciende el recio espíritu de sus gentes.

          Fandango de Otívar, llamado también robao de los cortijos. Este baile aunque con ligeras variantes, se ejecuta en toda la Alpujarra. Otívar es un pequeño pueblo situado en la Sierra de Cázulas. Estos fandangos se solían bailar como forma de diversión en las casas y cortijos, y la función que tenía era de animar y encauzar el galanteo de la pareja, según Antonio Novo uno de los últimos cantaores de este fandango. Hoy en día el cantaor Ángel Rodríguez "Chanquete" es quien se prodiga bastante en este cante, ya que aunque criado en Granada es natural de Otívar.

          Como centro de la costa, Motril también tiene su fandango bailable, el Zángano de Motril; como se desprende de su nombre, se observa difícilmente cómo los hombres ejecutan los pasos en torno a las mozas: las zanganean, se suele bailar en tresillo, formado por tres figuras iguales que se tocan en el tiempo que se deberían tocar dos. Esta danza alegre y bulliciosa está compuesta por dos mujeres y un hombre.

          Almuñécar, pueblo fundado por los Fenicios es un claro ejemplo de los múltiples tesoros que posee. Entre estos tesoros hay que resaltar su fandango cortijero o de Almuñécar. Este baile se interpreta en los cortijos con motivo de sus fiestas familiares, los cuales acudían a la ceremonia en caballerías enjaezadas.

          Murtas, situado en la sierra de la Contraviesa en la parte suroriental de la Alpujarra Granadina. Murtas procede del término mozárabe "mirto", referido al árbol de tal especie, mirto o arrayán. Esta danza del fandango de Murtas está recogida en los Cortijos de la Cuesta Vieja con ocasión del centenario del viaje de Pedro Antonio de Alarcón a las Alpujarras. Los danzantes, como dato curioso, se anudan en el tercio inferior de su pierna una navaja abierta, que acentúa la difícil ejecución del trenzado de los pasos. En su melodía se advierte una marcada reminiscencia árabe.

           Alomartes, aparte de tener su jotica, danza que tiene gran influencia de la jota aragonesa, pero con un aire marcado en el acento andaluz, también tiene su fandango. Esta danza que tuvo un gran auge en el siglo XVIII es una mezcla entre el fandango y la malagueña, se solía bailar en las bodas y los bautizos y, principalmente en las fiestas patronales.

          Dólar, este fandango se suele bailar el día de San Andrés, las parejas buscan la conjunción entre los danzantes para ejecutar los pasos. Su musicalidad tiene un claro aire del Verdial y el cantaor va improvisando las letras, al igual que ocurre con los trovos.

          La Malagueña de Lanteira. Esta danza es una muestra de su procedencia, el fandango; con este aire se ve claramente su influencia árabe. De estilo vigoroso, de gran variedad en su evoluciones y mudanzas: enredaos cruces, robaos, rueda del pavo etc. Se baila por las Fiestas de Navidad encargándose de la organización la Hermandad de las Animas.

                                                                       

                                                                                 





14/4/19

X Festival del Mediterráneo. Libro, Arte y Cultura Fez (Marruecos)


El pasado día once, organizado por la Fondatio Club du Libre de Maroc, se celebró en el Gran Teatro del edificio de la Mediateca de Fez, el acto central de dicho Festival Internacional. Intervinieron como invitados, el cantaor de flamenco Arturo Fernández y la cantante de canción española Mari Carmen Párrizas, acompañados a la guitarra por el toque de Pablo Giménez. El acto también contó con la participación del grupo de poetas invitados, Francisco Vaquero, Pedro Enríquez, Beatriz Campos, Concha García, Esmeralda Murugán y Perfecto Herrera. El acto dió comienzo con el cante jondo de Arturo Fernández que sorprendió al público asistente que llenaba la sala, con su voz poderosa y su depurado estilo y maestría, le siguieron a continuación las melodiosas y dulces notas musicales de Mari Carmen Párrizas. La "Baladilla de los tres ríos" del poeta y dramaturgo universal Federico García Lorca, en versión de Arturo Fernández, cerró el acto. Un acto cargado de emoción que el público premio con numerosos y encendidos aplausos.

Mustafa Sandal.



Arturo Fernández con el toque de Pablo Giménez, en el escenario de la Mediateca de Fez



28/10/18

LA GRANADA CANTAORA

       

          Esta publicación que tienen a su vista, me ofrece la oportunidad de exponer y ofrecer mi opinión sobre nuestro Arte Flamenco. Y, más concretamente, en su relación con Granada. O sea, de los cantaores que ha dado nuestra tierra. Porque como digo en otra entrada de mi blog, siempre, o casi siempre, se ha especulado desde el resto de Andalucía, de la Granada cantaora, llegándose a decir que Granada es tierra de guitarristas, bailaores-as, pero nunca de cantaores-as. Esto incluso lo llegué a oír hace años en el programa televisivo de Canal Sur "La Puerta del Cante", a preguntas del presentador Manuel Curao, con objeto de ser llamados para dicho programa los cantaores granadinos, a un aficionado conocedor y peñista, que así lo certificó.

               Por mi parte debo decir que estas cosas duelen; pero más cuando vienen de un granadino que se las da de muy entendido, y además alardea de ello. Con su repuesta lo que hizo fue hacerle un daño grandísimo a todos los cantaores que por aquellos entonces habitábamos con ilusión y entrega los artísticos de la ciudad y provincia. Aquel programa pudo haber sido una rampa de lanzamiento para algunos, pero mientras que por allí pasaron todos los artistas de Andalucía, nosotros nos tuvimos que conformar con verlos por la tele.



          En una entrevista que le hacen en el diario Ideal a Antonio Cuevas "El Piki", se queja con amargura: "... no veo luz, ni puertas abiertas por ningún sitio, al contrario, me las están cerrando, no sé por qué, pero necesito vivir y comer, y para hacerlo tengo que  ausentarme de mi tierra..."

Antonio Cuevas "El Piki"

       
         Aquí se ha llegado a criticar al mismísimo Enrique Morente, más que en cualquier sitio. Y cierto es que hemos tenido dos problemas: los sabelotodo y el deporte nacional que es la envidia, y que en nuestra tierra está bastante acentuada; basta con decir que el primero en criticar a un cantaor es su propio compañero.

        El desconocimiento que se tiene de este arte tan grande por parte de la gente que lo maneja  -llámense Instituciones, Peñas, Entidades culturales y un amplio abanico de gestores-, y que siempre se han dejado llevar, o casi siempre, por la mediocridad. Lamentablemente se ha valorado más lo negativo de fuera que lo bueno de dentro. ¡Ah! Y sigue siendo así. Pero vamos a ver si desmontamos ya de una vez este maleficio que tenemos y demostramos  que Granada sí es cantaora.

          Escribe Eduardo Molina Fajardo, en la taberna del "Faquillas" en el Campo del Príncipe con su riquísima colección de 300 discos antiguos de flamenco donde se recogen las más puras y valiosas voces desaparecidas y podemos evocar a toda una generación de cantaores granadinos que ofrecieron la flor de su cante desde el año 1925 en adelante.

          Estos cantaores a los que se refiere Molina Fajardo, aparecieron en el último tercio del siglo XIX: Antonio el Calabacino, Antonio Camacho,  Antonio Marquez, Antonio el Tejeringuero, Frasquito Yerbabuena, Manuel Rosales, Miguel Milena, Nicolar el Tuerto, Paco el del Gas, El Risa, Juanillo el Gitano, Lola Maya, etc. Sin olvidarnos de Tío José el Granadino ni de África la Pezeña. Luego vendrían ya en el siglo XX, Antonio Cuevas "El Piki", Antonio Fernández, Carmelilla del Monte, Carmen Salinas, Curro Vega, Enrique Morente, Guzmán Alvea, José Carmona "Chocolate de Granada", Javier Montenegro, La Gazpacha, Manuel Ávila, Manuel Rodríguez "El Ruso", Miguel López "El Saeta", Miguel Mariscal, Pepe Albaicín, Ramón de Loja, Victorino de Pinos, Nene de Santa Fé... Estos son algunos nombres de los que podríamos poner, ya que como se suele decir, hemos dejado en el tintero gran parte de los nacidos a mediado del siglo XX y último tercio que son los nuevos brotes de lo que tenemos en estos momentos, como son: Pedro el Granaíno, David de Jacoba, Antonio Campos, Ana Mochón, Estrella Morente, Pedro el Granaíno, Marina Heredia etc.

          Esperemos que algún día el flamenco esté en manos de personas que de verdad sepan de lo que va, sin intereses ni partidismos, y así poder estar en el lugar que nos pertenece por derecho.

Arturo Fernández.

                                                                         
                                                                             
          

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Granada, Andalucía, Spain